Al principio de su hablar
Pero al pichón más explicar
Entonces ellos comprendieron
“Gracias buena ave”, le dijeron
“Por tu clara honestidad”
“Nos hemos puesto a pensar
Que pudiste hacernos daño
Mas hoy nos has demostrado
Que eres un amigo de verdad
Muy bien, nos vamos a mudar
Aunque comamos del basurero
Porque un amigo sincero
Es difícil de encontrar”
“¡Pero nos tienes que visitar!”
A coro a una dijeron
“Pichoncito, pronto nos vemos
Tienes nido en nuestro hogar”
El pájaro les dio un abrazo
Con sus alas, y apretones
“Les pido que me perdonen
Paro sepan que les amo”
Con gran emoción lloraron
Saliendo a una toditos
No dejaron ni el rabito
Pues hasta su cueva limpiaron
El pichón vino volando
Dijo al dueño: “Los saqué
Y si vuelven otra vez
Entonces, contrata a un gato”
El hombre estaba sorprendido
No lo podía casi ni creer
“Lindo pájaro vas a ver
Que serás para mí un hijo
Sólo te pido que te quedes
Por si vienen más ratones
Usando tus espuelones
Nunca más uno me dejes”
“Amo, yo lo siento mucho
Sólo espero que me pague
Gracias por sus bondades
Mas no me quedan ya cartuchos”
Cuando el amo le pagó
El ave se fue seguido
A buscar aquellos amigos
Que él en su amor ganó
Un nido grande fabricó
Construyó un techo de arcilla
E invitando a la familia
Muchos quesos les compró
Con lo que le sobró
Fue presto y compró una vaca
Desde entonces en esa casa
Nunca el queso les faltó
Por siempre fueron felices
Viviendo como familia
Porque la hermosa avecilla
Se sacrificó, como dicen
Aquella ave consideró
Que el amor era más importante
Que la violencia rampante
Que a muchos al odio llevó...
¡Oh!, si la gente comprendiera
Que el amor todo lo puede
Vivirían en los laureles
Y paz y gozo tuvieran...
Se terminaría el odio
La maldad y el desaliento
Se pasarían grandes momentos
De felicidad, no pocos...
El ave somos nosotros
Si aprendemos la lección
Que la fuerza del amor
Nos hace al final dichosos...

jordanelpoeta@gmail.com
© Manuel Jordán
Unos ratones estaban
Siempre comiéndose el queso
Y todos los aderezos
Que en la cocina se usaban
Esto mucho molestaba
Al dueño de aquella casa
“Yo no sé por qué esto pasa?”
Aquel hombre preguntaba
Estaba ya que explotaba
Del coraje que tenía
“Si llamo a la policía
Ellos no van a hacer nada
Para resolver el problema
Tiene que haber una solución”
Y contratando a un pichón
Le pidió que le ayudara
“Te daré una buena paga
Suficiente para que vivas
Feliz por toda la vida
Si a esos roedores mataras
Para que ellos me arruinen
Mejor que me arruines tú
Pero será con la actitud
Que mi hogar ya jamás minen
Arráncales las cabezas
Sé más violento que un gato
Aquí tienes el contrato
Anda fírmalo con presteza”
El pichón aceptó el trato
Y se puso a trabajar
“¿Qué forma yo podré usar
Diferente a la de un gato?
Que no les quede ni un retrato
...Quizás veneno y se acaban
Si es que queda uno mañana
Le brinco encima y lo mato”
Después de pensarlo un rato
Le vino a su mente un destello
“Si no los vence, únete a ellos”
“No me lo prohíbe el contrato
Así como el caballo de Troya
Después que me encuentre dentro
Destruyo hasta el concreto
Donde esos roedores se apoyan”
El pichón se fue acercando
Lentamente sin sospechas
“Aquí tienen queso”, y les echa
A los ratones alimentando
“Que buena gente el pichón”
Dijo un ratón a una rata
“Si fuera otro animal nos mata”
Allí empezó la comunión
Desde aquel momento la unión
Se hizo patente enseguida
“Muchas gracias, ave querida”
Así se expresó un ratón
Cuando el tiempo pasó
Ya era casi una familia
De repente la avecilla
Del contrato se acordó
“¿Qué podré hacer ahora yo?
Si los quiero más que amigos
Y al mirar a sus hijitos
Se me parte el corazón
Tengo que honrar el contrato
Porque ese es mi deber
Pero, ¿cómo lo podré hacer
Sin hacerle a mis amigos daño?”
De pronto se puso a pensar
Hasta que se le prendió el bombillo
“Ya sé , diré a mis amigos
Que no les quiero hacer mal
Mas se tienen que mudar”
Y les explicó lo sucedido
Se pusieron enfurecidos
EL PICHÓN Y LOS RATONES
(La fuerza de la amistad)
Counter