EL CAMARÓN BOXEADOR
(Consejo en buen humor)

Sebastián se fue pescar
A la playa de Rincón
Cogió allí un camarón
Cristalino como el mar
Se lo llevó hacia su casa
Y lo metió en su pecera
Con mariscos que cogiera
Atrapados con su nasa
El tanque era muy bonito
Lo tenía bien adornado
Pececillos bien alimentados
Y ahora aquel camaroncito
Allí tenía un pez gato
Creo, también un pez ratón
Que con aquel camarón
Completaban el ornato
Había pasado un buen rato
Cuando Sebastián notó
Que el estanque se revolcó
Y casi maulló el pez gato
El pez ratón y un pez sapo
Se escondieron entre tierra
Para escapar la tragedia
Que otros experimentaron
Ya que ellos observaron
Que aquel raro camarón
Era un molusco boxeador
Del cual apenas escaparon
Todos los que se le acercaron
A decir: ¡hola..! al camarón
Recibieron su lección
Ellos también se fugaron

Lo que Seba no esperaba
Fue que el fuerte camarón
Dándole un fuerte trompón
La pecera le explotara...
No pudiendo hacer ya nada
Pues los peces se murieron
Cogió al camarón majadero
Y lo echó en una quebrada
Allí no se le acercaba
Guabinas ni otros camarones
Pues a golpes y pescozones
A todos él maltrataba
Después de pasado un tiempo
El boxeador se enfermó
Mas entonces no encontró
Quien le dijera: “Lo siento”
Primero, por ser violento
Segundo, pues nunca amó
Tercero, no comprendió
Que estando vivo era muerto
A muchos también les sucede
Como a este camarón
Pues su vida es un terror
Por eso nadie los quiere
Vivir así no se puede
Haciendo de boxeador
Sino que hay que mostrar amor
Aún si adentro nos duele...

jordanelpoeta@gmail.com
© Manuel Jordán
Counter