Juancho y Don Manuel Hablan sobre
El mes de la Herencia Afro americana
Puerto Rico Al Día
Por: Manuel Jordán, Ph.D.
jordanelpoeta@gmail.com

Don Manuel:“Oye Juancho, ¿Sabes lo que se celebra en el mes de febrero?

Juancho:“Ave María compay, ¿y usté todavía piensa que soy bruto?  To´ el mundo sabe que el
14 de febrero es el día de San Valentino.  Si yo me recuerdo cuando traté de enamorar a una
muchacha siendo yo un mozalbete.  Escuche mijo lo que me sucedió: Ese día era el día de los
enamoraos, así que me compré un libro de cartas de amor.  Copié una de las cartas y le mandé
a pedir el sí a una muchacha que me gustaba.  ¿Sabe qué me contestó la muy sinvergüenza?”

Don Manuel: “Pues me imagino que aceptó ser su novia”

Juancho: “No, me mandó una pequeña nota que decía: “La respuesta está en la próxima página,
¡ella tenía el mismo libro…!  Cuando busqué donde ella me dijo, leí: “A ti no te acepto como
novio ni muerta”.

Don Manuel: “Cuanto lo siento Juancho, esa fue una respuesta cruel.  Pero aparte de ese día lo
que se celebra en Estados Unidos es el mes de la Herencia Afro americana.  Esta es una
práctica nacional en febrero que reconoce las tremendas contribuciones del pueblo afro
americano al engrandecimiento de los Estados Unidos.  Comenzó con “La Semana de la Historia
Negra”, en 1926 y fue establecida por el Dr. Carter G. Woodson, un muy respetado afro
americano historiador y educador.  El Dr. Woodson específicamente eligió que ocurriera durante
el mes de febrero para que coincidiera con los nacimientos de dos de los más prominentes
hombres que moldearon la vida de los afros americanos—el líder abolicionista Frederick Douglas
y el presidente Abraham Lincoln.  Mas tarde en el 1976, cuando se celebraba el aniversario de
los 200 años de la Constitución de los Estados Unidos, la semana fue cambiada a un mes de
duración.”.

Juancho: “¡Caramba, compay…!  Usté sabe más que un legartijo, pero cuénteme…, cuénteme
un poco más de eso”.

Don Manuel: “¿Por qué usted me compara con un lagartijo?”

Juancho: “Pues mire usté, el legartijo tiene los oídos huecos.  O sea, que si usté le dice algo por
un oído, le sale por el otro.  Pero usté retiene todo lo que se le dice”.

Don Manuel: “Bueno, si eso es lo que quiere decir, entonces sí.  Déjeme explicarle, el mes de la
Herencia Afro americana es observado en todo los Estados Unidos, así como en las escuelas,
iglesias y comunidades, donde se honra el liderazgo y las muchas contribuciones que los afro
americanos han hecho a nuestra sociedad.  En este mes se nos da la oportunidad de
enfocarnos en aprender y celebrar la vida y los logros de los afros americanos, del pasado y el
presente.  Durante este mes honraremos a destacados afro americanos como: Harriet Tubman,
quien guió a miles de esclavos hacia la libertad a través del llamado Ferrocarril Clandestino;
Mary McLeod Bethune, un activista social de los años 1930 y 1940; Joseph H. Rainey de
Carolina del Sur, quien fuera el primer afro americano en el Congreso de 1870; Jackie Robinson,
quien fuera el primer afro americano en jugar en las grandes ligas de béisbol como jugador de
los Brooklyn Dodgers de 1947; Shirley Chisholm, quien fuera elegida en 1968 y fuera la primera
congresista Afro americana en el país; El juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos
Thurgood Marshall, quien fuera el primer afro americano nombrado para la Corte Suprema; El
Dr. Daniel Hale Williams, quien fuera el primer cirujano en hacer una operación a corazón
abierto, entre otros”.

Juancho: “Un momentito compay, usté va a las millas de Chaflán.  Déjeme meterme en la chola lo
que me acaba de decir...  Pero ¿por qué se le llama la Herencia Afro americana y no se le llama
la Herencia Negra?”

Don Manuel: “El término negro designa un grupo de pueblos cuya principal característica es el
color oscuro de su piel(Tez de marrón claro a marrón muy oscuro casi negro absoluto). Este
color está dado por la alta concentración de melanina en los tejidos de la piel.  El grupo negro
está constituido por los pueblos africanos, aunque algunos incluyen en él a los vedddas del sur
de la India, a los aborígenes australianos, y a los pueblos de Melanesia. Sin embargo, la
corriente teórica dominante sitúa a australianos y melanesios en grupos separados.  Otros
consideran que el término «negro» no define en realidad a un grupo humano como tal y
prefieren usar el nombre de cada cultura o grupo étnico.  Por otro lado un afro americano es un
individuo nacido en el continente americano descendiente de los africanos negros, que fueron
secuestrados y trasladados desde el África hasta América por los europeos, para trabajar en las
minas y plantaciones como esclavos. En la actualidad, constituyen alrededor del 10% de la
población americana.  Este término de afro americano se originó en los Estados Unidos y poco a
poco se fue extendiendo por otros lugares”.













Juancho: “Compay, una cosa que yo he notado sobre los negros, o como le decíamos en mi
barrio, cocolos, es que casi siempre han estado fastidiaos.  Fueron esclavizados por los chavaos
españoles y otros sinvergüenzas.  También se dice que tienen otros muchos problemas”.

Don Manuel: “Cuidado compadre, no use el término cocolo, pues algunos se pueden ofender,
aunque eso lo que significa es un negrito alegre o sandunguero.  Pero tiene razón en lo que
dice.  Los afro americanos todavía son objeto de discriminación en la mayor parte del
continente.  Según David de Ferranti, vicepresidente del Banco Mundial para la Región de
América Latina y el Caribe, los afro americanos tienen una menor expectativa de vida, mayor
mortalidad infantil, mayor frecuencia de enfermedades y más generalizadas, mayores tasas de
analfabetismo y menores ingresos que sus conciudadanos. Así, en Estados Unidos de América,
constituyen más del 40% de los prisioneros en el corredor de la muerte, a pesar de que no
llegan al 13% de la población del país.  Las mujeres, al ser objeto también de la discriminación
de género, sufren aún peores condiciones de vida. Con respecto a las enfermedades, los afro
americanos sufren con más incidencia patologías propias del mundo occidental como son los
problemas del corazón, el cáncer, sobre todo el cáncer de próstata, que los residentes en África
y que incluso los blancos americanos. Se desconoce la causa de este fenómeno, pero se cree
que es debido a los cambios de estilo de vida occidentales que afectan más negativamente a
otras razas. Fenómeno similar ocurre con los orientales (chinos y japoneses), y con los mismos
indios americanos, o amerindios”
.  
Juancho: “¡Me caso en la manigueta loca, compay…!  La verdá es que verdaderamente usté
parece una enciclopedia humana.  A mí me parece que le pusieron una porquería de
computadora dentro de su celebro de mime”.

Don Manuel: “Oiga, ¡respéteme…!  Primero me levanta y después me deja caer con eso de
cerebro de mime.  Pero vamos a ver qué sabe, pues creo que usted, con todo el respeto, sí tiene
una cabeza de lagartijo, que no retiene nada”.  Déjeme recordarle algunos puertorriqueños de
color oscuro.  Pues la verdad es que no podríamos olvidar a nuestro querido Roberto Clemente y
al Dr. Ramón Power…”  
Aquí es interrumpido por Juancho, quien le dice: “Mire compay, para que sepa
que yo también sé un poco de historia, déjeme instruirlo mijo.  Es verdá que hay muchos jíbaros
negros puertorriqueños, pero le voy a contar un poco sobre Rafael Cordero Molina”.

Don Manuel: “¡Oígame…!  Yo pensé que usted lo que tenía era un cuarto grado…”
Juancho: “Eso es verdá, pero en el tiempo que yo estudiaba se enseñaba mejor que ahora.  
Aprendí a leer y a escribir, a restar y sumar y hasta la historia de Puerto Rico.  Así que déjeme
seguir, ¡y deje ya de interrumpirme!  Rafael Cordero Molina
Mejor conocido como el maestro Rafael Cordero, nació en San Juan, Puerto Rico el 24 de octubre
de 1790.  Sus padres, quienes eran mulatos libres, fueron Lucas Cordero, artesano y Rita
Molina.  A pesar de su pobreza y los obstáculos raciales de la época eran un matrimonio educao.  
Don Rafa tenía dos hermanas mayores de nombre Gregoria y Celestina.  Es reconocido como
una de las figuras más importante de la educación en Puerto Rico del siglo XlX y es de gran
importancia para el sistema educativo, la historia y la cultura de la Isla.  Durante su niñez, Rafael
fue educado por sus padres, ya que por ser negro no tenía derecho, y por ser pobre tampoco
contaba con los recursos para asistir a una escuela. Luego, y gracias a la dedicación de sus
viejos, el propio Rafael continuó su educación mediante la lectura de libros, principalmente de
temas religiosos.  El negrito no era bruto, y en el 1810 abrió su primera escuela de enseñanza
primaria en su casa.  Allí enseñaba a los niños negros, quienes, por ser tiempos de la esclavitud
en Puerto Rico, no tenían derecho a asistir a la escuela.  También enseñaba a los pobres,
quienes no contaban con los recursos para poder recibir una educación formal en alguna de las
pocas escuelas que existían en ese entonces. Oiga compay, esto lo hacía gratis.  Don Rafa
estableció una escuela para instruir a los niños pobres en San Juan, sin importar su raza. En ella
les enseñaba a leer y a escribir, gramática, historia, caligrafía, geografía, aritmética y los
preceptos de la religión.  También era zapatero, poniéndole suela a los zapatos y vendiendo
cigarros era como se buscaba el vellón”.

Don Manuel: “¡Ay! Juancho, perdóneme por considerarlo iletrado, pero lo cierto es que usted
sabe…  Quiero que sepa que Muchas de las figuras importantes de la política y la cultura
puertorriqueñas llamados próceres del siglo XIX, fueron discípulos suyos. Entre éstos, Alejandro
Tapia (considerado por muchos como el “patriarca” de la literatura puertorriqueña), José Julián
Acosta (político y líder abolicionista), Román Baldorioty de Castro (líder autonomista y
abolicionista) y Manuel Elzaburu (fundador del Ateneo Puertorriqueño y líder del Partido Liberal)”.
Nunca escribió un libro que lo recuerden, porque dijo: “Yo no escribo nada en esta vida porque
no quiero recordar hoy el bien que hice ayer. Mis deseos son que la noche borre las obras
meritorias que he podido hacer durante el día”.  El 5 de julio de 1868, se despidió de sus antiguos
alumnos, pidiendo sus oraciones y bendiciéndolos: “Que al pobre anciano que os infundía amor a
la instrucción no le queda más un soplo de vida.” A pocos minutos, expiró con una vela sellada y
unos escapularios que le enviaron las Monjas Carmelitas diciendo: “¡Dios mío, recíbeme en tu
seno!”.  Juancho: (haciendo la señal de la cruz) “¡Jesús manífica…!  ¡El Señor me coja
confesao…!”
Alejandro Tapia                                        José Julián AcostaRomán                                    Baldorioty de Castro
Jackie Robinson                                      Shirley Chisholm                               Dr. Daniel Hale Williams
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * ** * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Midi: Plena Pa' Salinas
Secuenciada por René Ramos René Ramos
http://www.reneramos.com/
Counter