El cigarrillo y los puertorriqueños (ll)
Puerto Rico Al Día
Siempre  he  escuchado decir que si un animal pasa por un lugar,  y se
cae  por  un agujero  en el piso, éste jamás pasaría nuevamente  por el
mismo  lugar  en  toda su vida.   La misma Biblia dice que en vano tirará el
cazador  la  red  (para atraparla)  a la vista  de  las  aves.   O sea,  que  un
pájaro mientras  vea a un cazador tirando la red,  no se acercará para  ser
atrapada.     Es  como    si    muchas   veces   los   animales    fueran   más
inteligentes  que  muchas personas.   ¿Por qué digo esto?  Porque esto  lo
veo   cada   día  el   contemplar  a  los  seres  humanos.   Pongamos  como
ejemplo  el   consumo   del  cigarrillo,  cuyo  uso  es  considerado  dañino y
hasta   mortal.   Lo  más  sorprendente  es  que  el  Gobierno  ha  obligado
a  las  compañías  responsables  de  la  distribución del  cigarrillo  a  poner
advertencia  clara  en  sus  etiquetas.   Sin embargo,  parece  que mientras
más advertencias pongan,  más la gente fuma.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Por: Manuel Jordán, Ph.D.
jordanelpoeta@gmail.com
Siempre he escuchado decir  que si  un animal pasa por un lugar,  y se cae por un agujero  en  el piso,  éste jamás  pasaría
nuevamente  por  el mismo  lugar  en toda  su vida.   La misma  Biblia dice  que en vano  tirará el cazador  la  red (para  atraparla)
a   la  vista  de  las  aves.    O  sea,  que   un   pájaro   mientras  vea   a  un   cazador  tirando  la  red,  no  se  acercará  para  ser  
atrapada.    Es   como   si  muchas   veces   los   animales  fueran  más inteligentes  que  muchas  personas.   ¿Por qué digo esto?
Porque esto lo veo  cada día el contemplar a los  seres  humanos.   Pongamos  como ejemplo  el consumo  del cigarrillo, cuyo uso
es   considerado   dañino   y   hasta   mortal.   Lo  más   sorprendente   es   que   el   Gobierno   ha   obligado   a   las   compañías
responsables   de    la  distribución   del  cigarrillo   a  poner   advertencia   clara   en   sus   etiquetas.  Sin embargo,  parece   que
mientras más advertencias pongan, más la gente fuma.

¿Cuál es la realidad sobre el uso del cigarrillo?  ¿Será algo glamoroso el consumir  cigarrillos, o en realidad es una  fórmula  para  
la  auto  destrucción?    Comienzo   diciendo   que  la  nicotina  es  una  sustancia tan adictiva  como  la  heroína y la cocaína.
Según  la  Administración  de  Alimentos  y Medicamentos (FDA) de los Estados  Unidos,  el cigarrillo  es  el vehículo  más  tóxico y
adictivo  para  la administración de  la nicotina, una sustancia triplemente adictiva que genera una dependencia gestual, ya que al
repetirse  constantemente  la acción de  fumar  un cigarrillo ésta se vuelve  un mecanismo automático; una dependencia física,  en
tanto  el  consumo  de  nicotina   se  convierte  en  una  necesidad  del  organismo;  y  psíquica,  relacionada  con  la capacidad de
regular  el  estado de  ánimo  de  la persona  que causa la nicotina en un fumador habitual.  Si usted es un fumador  y a tratado de
dejar  de  fumar alguna vez,  habrá notado un aumento en  irritabilidad,  frustración,  ira,  ansiedad, aumento del apetito.   También
(aunque   no  se  dé  cuenta)  sufrirá  un  deterioro  de su  capacidad  adquirir  conocimiento y reducción de la frecuencia cardíaca.

Según datos de  la Comisión  Federal de Comercio  (FTC, por sus siglas en inglés),  el humo del tabaco se compone de más de  
4.000 sustancias,  incluyendo al  menos  42 componentes  que pueden favorecer  la aparición  de un cáncer en el ser humano.
Los componentes  más  peligrosos  que  contiene el  tabaco  son:  la nicotina, el  monóxido de carbono y las sustancias  irritantes y
agentes cancerígenas.  El fumar es causante del 87% de las  muertes por cáncer en los   pulmones en   Estados Unidos.   En total,
el cáncer  del pulmón es la causa principal de  muertes por cáncer  entre  los hispanos.   Las muertes por cáncer  del  pulmón  son
tres veces más comunes entre los hombres hispanos (23.1 por cada 100,000) que en las mujeres (7.7 por cada 100,000).  La tasa
de  muertes   de   cáncer  del  ulmón  por  cada  100,000  fue  mayor  entre  los  hombres   de  ascendencia  cubana   (33.7).   Los
puertorriqueños (28.3) y los mexicanos (21.9).  Los datos proporcionados por la  “National Health Interview Survey”  muestra que la
incidencia  actual general sobre  el fumar entre adultos hispanos fue de 20.4%, comparada con un  16.9% entre los descendientes
de   Asia  y  las  Islas del   Pacífico,  25.3%  entre   los   blancos,  26.7%   para   africano-americanos,   y 34.1%   entre   los   Indios
Norteamericanos y Nativos  de  Alaska.  En  1997, 26.2%  de los hombres  hispanos fumaban,  comparado con un  27.4  por ciento
en   los  hombres  blancos.   La tasa  de  fumar  entre  las mujeres hispanas fue de 14.3 por ciento mientras que entre  las mujeres
blancas fue 23.3%.

El consumo de tabaco es una de las primeras causas  de enfermedades  incapacitantes  y de muertes prematuras en Puerto
Rico.   Cada  año,  más de 4,300 personas  mueren en la Isla debido a esta práctica, y la mitad pierde un promedio  de 20 años de
vida.  Recuerdo que cuando era  niño se decía que cada  cigarrillo les  quitaba 11  minutos de vida a los fumadores.  ¡Casi 4 horas
de vida menos por cada cajetilla…! ¡Ay Santa Bárbara de los siete moños…!

Según la Sociedad Americana del Cáncer el uso  del tabaco sigue  siendo la causa de muerte  más fácil de prevenir.  Fumar
cigarrillos es responsable de aproximadamente un tercio de todas las muertes por cáncer en los países occidentales  cada año.  El
tabaco es el factor de riesgo de cáncer de pulmón más importante, es el responsable de más del 80% de los cánceres  de pulmón.
No solo esto, sino que también  se relaciona con  otros tipos de cáncer,  como el cáncer del páncreas, laringe, esófago,  del cuello,
del útero y del riñón.  Asimismo, fumar aumenta el riesgo  de otros  problemas  para la salud, como ciertas enfermedades  crónicas
pulmonares y cardíacas. Fumar durante el embarazo puede también ser responsable del parto prematuro y del bajo peso al  nacer
del recién nacido.  Definitivamente, el hábito de fumar es una costumbre muy nociva para el cuerpo.

El humo del cigarrillo no sólo afecta al fumador, sino también  a las personas que viven a su  alrededor: familia,  compañeros de  
trabajo,  amigos,  etc.  Este  fue el caso de mi amigo  Freddie, quien trabajaba en una farmacia en Bayamón, PR.  Nunca había
fumado  en  su  vida,  pero  sus compañeros  de trabajo sí lo hacían.   Como  consecuencia tuvieron que removerle un pulmón, por
causa   del   cáncer.   Estudios  han  demostrado  que  los  niños  menores  de  un  año,  hijos  de  padres  fumadores,  tienen  una
probabilidad dos veces superior de padecer  asma, bronquitis,  neumonía y  otras  enfermedades  respiratorias  que  los  niños  de
padres  no  fumadores.    No  importando que la concentración  del humo  en el ambiente sea relativamente baja.  En los niños, los
efectos del humo de  segunda  manos  son más  pronunciados  e igualmente mortíferos.  De 150,000 a 300, 000 infecciones de las
vías  respiratorias  bajas  (pulmonía  y  bronquitis)  en  niños  menores de 18 meses, son causadas por el humo de segunda mano.
Según estudios realizados, la exposición al humo de tabaco pudiese ser la causa de que miles de niños que  no sufren de  asma la
contraigan.    Además,  es considerado  el responsable  del aumento en  casos de gravedad  de ataques de asma en alrededor de
200,000 niños   asmáticos.    La exposición de humo de segunda  mano que  reciben  los niños e infantes  por  parte  de  familiares
fumadores,   principalmente  sus  padres  (por  su  contacto  continuo), aumenta  el riesgo de  muertes espontáneas  (síndrome de
muerte  súbita, y  el número  de  infecciones  del  oído medio, que es la causa más común de hospitalización quirúrgica infantil.  En
madres embarazadas,  el humo de segunda  mano  puede  provocar  que  su bebé nazca bajo  peso,  lo  cual  puede  tener  serias
implicaciones  de salud  en su desarrollo.   Esto no es un invento mío  o cuento  de viejas,  pues el  mismo  Cirujano General de los
Estados  Unidos  ha  establecido  que  fumar cigarrillos  es uno de los  factores  principales en la alta incidencia  de  enfermedades
crónicas   pulmonares,  cáncer  de  pulmón,  cáncer  de  mama  y,   además,  afecta  el desarrollo  normal  del  embarazo.  El humo
secundario  realmente  tiene  concentraciones  más  altas  de  algunos compuestos dañinos que el humo inhalado por el  fumador.
Según el Departamento de Salud de Puerto Rico “los estudios demuestran que hay más alquitrán y nicotina en el humo secundario
en comparación con el primario.   Además, el monóxido de carbono (CO2),  el  cual se apropia del oxígeno de la sangre, puede ser
de  2  a  15  veces  más  alto  en  el  humo  secundario.   La mayor  parte  del  humo  en  una  habitación  es el resultado del humo
secundario.    Este humo puede producir hasta  6 veces la contaminación que se asemeja al  CO2 producido  en una  autopista de
mucho  tráfico.    Cuando  los no  fumadores respiran  el  aire que contiene este humo, se dice  que dicha  persona es  un fumador
involuntario o pasivo”.
En   un estudio  realizado  en  el 1993 por la Oficina de Control de Drogas de Puerto Rico, el 30% de la población indicó que había
fumado  alguna  vez  en  su  vida.    Por  otro  lado  en  un  estudio,  realizado por investigadores   de la  Universidad Central del   
Caribe  para  los  años  del  2002  al  2004,  se   descubrió  que   el  11.5% o 28,264  estudiantes   de  la  escuela secundaria
matriculados en la escuelas  públicas  de Puerto  Rico  son  fumadores,  sin  contar el frecuente   uso  de  alcohol  y  otras  drogas
ilícitas. 52,213 (21.1% dijeron  haber usado  cigarrillos alguna  vez  en su vida.  También  aproximadamente veinticinco  por  ciento
(25%) de  los   estudiantes  de  escuelas  secundarias  en  los  Estados  Unidos  fuma cigarrillos. Ocho  por  ciento  (8%)  consume
tabaco  que no se fuma.  Fumar trae muchos riesgos de salud para todas  las  personas.  Lo   triste del  caso  es  que  cuanto más
joven  se  comienza  a  fumar, más problemas    puede    causar.    Por    ejemplo:  Las  personas  que comienzan   a  fumar  antes
de   los  21  años  tienen  mayor  dificultad  para  dejarlo.   Aproximadamente  treinta  por  ciento  (30%)  de los fumadores jóvenes
continuarán fumando y morirán antes de de los de los fumadores  jóvenes  continuarán fumando  y  morirán  antes de cumplir su
edad normal, por alguna enfermedad relacionada con el cigarrillo.  Los adolescentes que fuman tienen más tendencia a  consumir
alcohol y drogas ilegales,  y mayor tendencia a las crisis de angustia, trastornos de ansiedad y depresión.

De  acuerdo  a  la  “American  Cáncer  Society”,  las  tasas  de  tabaquismo entre  adolescentes siguen siendo  más altas, en
comparación  con  los adultos.    Además,  alrededor  de uno  de cada  siete jóvenes  varones  en escuela superior consume algún
producto  del  tabaco  de  uso  oral  que  no  requiere fumarse (como el  tabaco para masticar  o escupir).  Ellos dicen que más del
2%  de  las  jóvenes  estudiantes  de  enseñanza  media  superior  consume   tabaco en estas formas.   Los  niños  y adolescentes
conforman  un  mercado fácil de atraer para la industria del tabaco, ya que a  menudo  son influenciados fácilmente por programas
de TV, películas, publicidad  y  por  lo  que  sus  compañeros  hacen  y dicen.    Ellos no se dan cuenta  de lo difícil que es dejar de
consumir  tabaco.  Enfrentarse a cáncer, enfisema, ceguera  o impotencia sexual  no parecen  ser preocupaciones  reales para los
jóvenes.  Los niños y los adolescentes no piensan mucho sobre las repercusiones futuras a su salud.

Espero que el lector recapacite en las consecuencias de participar en un hábito tan dañino y se disponga a dejar de fumar o
consumir  tabaco  en  alguna forma.   Exhorto a los padres a sentarse con sus hijos para aconsejarles y explicarles el terrible daño
producido por el uso del cigarrillo y el tabaco en general.  Pero es necesario que le enseñe con su ejemplo, pues un buen ejemplo
habla mejor que cien sermones…
Counter